Así se hizo: «El rostro de la venganza»

El rostro de la venganza es la novela que cierra la saga El ocaso de los dioses.

DESARROLLO

Comencé a escribir esta novela antes de que se publicase el anterior volumen de la saga.  Dado que cada libro no es autoconclusivo, sino que cada uno continuaba la trama donde la había dejado el anterior, era consciente de que no podía esperar demasiado para que los lectores conociesen el desenlace de la historia de Anabel.

Al poco de empezar tuve claro el final, algo que no siempre me ocurre. Eso me ayudó a trazar la trama de forma más ágil. No obstante, en esta ocasión me tomé con más calma el proceso de escritura (el trabajo tampoco me permitió que fuese de otro modo) y la novela tardó 5 meses en estar terminada.

La fase de moldeado y las posteriores correcciones también se alargaron más de lo deseable, debido de nuevo a la falta de tiempo por cuestiones de trabajo y por algunos cambios que tuve que realizar.

De ellos el más significativo fue el final del libro. Tal y como lo había escrito en el primer borrador, la trama quedaba totalmente cerrada tras un salto en el tiempo de varios años. De nuevo fueron  Miguel Ángel Alonso Pulido y Jaime Blanch quienes me aconsejaron cambiarlo, ya que eso cortaba de raíz una posible continuación, bien fuese en forma de nuevo libro o de una nueva saga. Tras pensarlo detenidamente y consultar con el resto de lectores beta, me di cuenta de que estaba desperdiciando el universo que había creado. Un universo que me podía dar tantas posibilidades como yo quisiera.

Fue en ese momento cuando nació la idea de escribir una nueva saga continuación a esta: La guerra de los dioses . No tardé demasiado en sentarme a escribirla.

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.